embalaje-Carbo

El embalaje perfecto para transportar productos en frío

Garantizar la cadena de frío es básico para el transporte de productos a temperatura controlada. En Carbó Collbatallé, como expertos en el traslado de congelados y refrigerados, nos ocupamos de que las mercancías lleguen en perfectas condiciones a su destino. Para ello, contamos con camiones frigoríficos multitemperatura que permiten transportar simultáneamente productos frescos y congelados, además de otros factores.

En el transporte, el embalaje que se usa debe ser isotérmico e higiénico con tal de mantener unas condiciones ambientales adecuadas de los productos. El material de los envases no sólo debe ser aislante térmico, sino que también tiene que ser resistente para evitar que el producto se deteriore durante el transporte y llegue en mal estado. La ligereza y la versatilidad para adaptar la forma y tamaño de los embalajes al contenido son otras características que hay que tener en cuenta a la hora de elegir el paquete adecuado.

El embalaje perfecto

Entre los materiales idóneos para el transporte de productos a temperatura controlada se encuentran el XPS y el EPS. El poliestireno es un polímero termoplástico con un elevado poder aislante. Existen cuatro tipos, pero los dos utilizados para el transporte de productos en frío son el poliestireno extruido (XPS) y el expandido (EPS). Ambos comparten la mayor parte de propiedades: materiales resistentes, muy ligeros, amortiguadores e higiénicos. La principal diferencia radica en la impermeabilidad: el XPS lo es más que el EPS.

El EPP (polipropileno expandido) también presenta una gran resistencia a los cambios de temperatura. Sus propiedades son muy similares a las del XPS y el EPS, así como las de la espuma de poliuretano. Otros de los materiales usados para el transporte de productos frescos y congelados son el polietileno, el foam, el cartón, el aluminio y el polipropileno.

If you liked it, share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin