_Etiquetado_Carbó-min

Entiende el nuevo etiquetado de combustibles y no te equivoques al repostar

El próximo 12 de octubre entra en vigor la Directiva 2014/94/UE relativa a la implantación de una infraestructura para los combustibles alternativos. En ella se recoge un único etiquetado que ayude a los consumidores a elegir el combustible apropiado para su vehículo. Este nuevo estándar nace como respuesta a la amplia variedad de combustibles que encontramos en las gasolineras europeas con el fin de poder identificar las diferentes variedades de combustibles. De esta manera, se empezará a usar una nueva nomenclatura que dejará atrás el hecho de hablar de gasolina 95 o de gasóleo A.

Todos los nuevos vehículos (turismos, motocicletas, comercializados triciclos, cuadriciclos, ciclomotores, furgonetas, camiones, autobuses y autocares) comercializados por primera vez o matriculados a partir de la fecha deberán incorporar un etiquetado de combustible que también se podrá encontrar en las estaciones de repostaje de los 28 miembros de la Unión Europea, así como en los países del Espacio Económico Europeo (EEE) y en los estados de Macedonia, Serbia, Suiza y Turquía.

Con tal de asegurarse se ha repostado de forma correcta, el usuario, además de fijarse en la pegatina incorporada en su vehículo, deberá tener también en cuenta que esta coincida con la etiqueta que encontrará en los surtidores de las gasolineras. Todas las etiquetas nuevas estarán escritas en negro sobre fondo blanco y se distinguirán por su forma y contenido. La gasolina se identificará con un círculo, el gasóleo con un cuadrado y los combustibles gaseosos con un rombo. En cuanto al contenido, la etiqueta de la gasolina contendrá la letra E (E5, 510 y E85), que hace referencia al combustible etanol junto con el porcentaje que contiene. Las pegatinas para referirse al gasóleo vendrán precedidas por la letra B (B7, B10), que designa los componentes del biodiesel presentes en el gasóleo y el número de porcentaje de combustible que lleva. La denominación XTL significa que lleva diésel parafínico fabricado a partir de material fósil o renovable. Por último, las etiquetas que distinguen los combustibles gaseosos son H2 para el hidrógeno, CNC para el gas natural comprimido, LPG para el gas licuado de petróleo y LNG para el gas natural licuado.

Por su parte, los vehículos eléctricos quedan exentos, por el momento, de la normativa y no deberán incluir ninguna etiqueta distintiva.

 

* Infografía de la OCU

If you liked it, share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin