logística y transporte en frío

Buenas perspectivas para el sector de la logística y el transporte en frío

Pese al contexto inflacionista del mercado, la subida de precios de la electricidad y del combustible, las perspectivas de crecimiento del sector de la logística y del transporte en frío para 2022 son buenas, según se desprende del Observatorio del Almacenamiento en Frío de la Asociación de Explotaciones Frigoríficas, Logística y Distribución (ALDEFE) y de los datos correspondientes al último trimestre de 2021, en que las empresas del sector facturaron más de 57,6 millones de euros (un 2,7% más que en el trimestre anterior).

Entre los principales indicadores de actividad y facturación, destacan los 3,49 empleados por cada 10.000 m3 de almacén, las 0,28 toneladas de mercancía manipuladas por m3 y una facturación media de 8,23 euros por cada m3.

Las buenas expectativas en el mercado estatal se ven reforzadas por la previsión de crecimiento mundial, que, de acuerdo a la consultora Grand Review Research, será a un ritmo del 14,8% de tasa anual hasta 2028.

Adaptación a los cambios

Hay que tener en cuenta que estas perspectivas nacen en un contexto de adaptación y consolidación de los cambios provocados por la pandemia de Covid-19, entre los que se encuentran el auge del comercio online y el progresivo incremento del impacto de la logística de última milla.

Con todo, la necesidad de instalaciones de almacenamiento en frío sigue en aumento, con un nivel de ocupación que en el último trimestre del año pasado superó el 82% de media en todo el país.

La logística del frío ofrece buenas oportunidades de crecimiento, pero solo para aquellas empresas capaces de cumplir con los mayores estándares de calidad. Para garantizar la trazabilidad, el mantenimiento de la cadena de frío a lo largo de la cadena de suministro, la integridad de los envíos y los plazos de entrega ajustados, resulta imprescindible el apoyo de la tecnología.

La automatización como tendencia principal

Por eso, la robotización, la automatización, el control digital de las mercancías y el uso de las tecnologías relacionadas con la inteligencia artificial y el análisis avanzado de datos, como el Big Data, son tendencias al alza.

Otras prácticas que se van a seguir consolidando durante 2022 son:

  • Almacenes más altos y con mayor capacidad.
  • Desarrollo de instalaciones flexibles para el almacenamiento tanto de productos congelados como refrigerados.
  • Investigación de nuevas técnicas de congelación y conservación.
  • Aparición de innovaciones en el servicio al cliente final.
  • Reducción de costes energéticos.
  • Procesos más sostenibles en los ámbitos ambiental, social y económico.
  • Más inversión para la adecuación de instalaciones y procedimientos a la Industria 4.0.

Si te ha gustado, comparte este post

Compartir en facebook
Compartir en google
Compartir en twitter
Compartir en linkedin