almacén a temperatura controlada

Cómo conseguir un almacén eficiente de alimentos a temperatura controlada

La situación fluctuante e incierta que presenta la cadena de suministro mundial tras la pandemia requiere por parte de productores y distribuidores de alimentos a temperatura controlada capacidad de adaptación para garantizar la calidad del servicio a un coste optimizado. Disponer de un almacén donde los procesos se desarrollen de manera eficiente para afrontar los retos del sector supone una importante ventaja competitiva.

Los cambios experimentados en el mercado durante el último año y medio a causa de la evolución en los hábitos de consumo, con el auge del comercio online y la mayor presencia de alimentos frescos y congelados en la cesta de la compra, han obligado a la industria a una adaptación abrupta de los procesos logísticos, sin que ello pudiera servir de excusa para que se vieran afectados los estándares de calidad, frescura e higiene, y debiendo mantener la eficiencia y la rentabilidad como objetivos irrenunciables para la sostenibilidad empresarial.

Los retos del almacenaje a temperatura controlada

La configuración del mercado se ha visto modificada de tal manera que ahora el almacén debe estar preparado para:

  • Hacer frente a una mayor cantidad de pedidos pequeños, compuestos por menos referencias, como consecuencia del crecimiento del canal online.
  • Atender con eficacia a las particularidades de la omnicanalidad.
  • Responder con inmediatez, aun debiendo preparar palés compuestos por referencias y formatos diversos.
  • Garantizar la trazabilidad de los pedidos y la seguridad alimentaria; asegurar el mantenimiento de la cadena de frío.
  • Reducir la huella de carbono gracias a procesos logísticos más sostenibles.
  • Proporcionar un entorno de trabajo agradable y ergonómico, que favorezca la productividad de los empleados.

Sistemas de almacenaje en almacenes a temperatura controlada

Ahorrar espacio, ajustar las necesidades de personal y dar un cumplimiento ágil a los pedidos son elementos básicos para optimizar costes y mejorar la eficiencia del almacén. La automatización o semiautomatización y los sistemas de almacenamiento compacto y vertical, escalables para facilitar ampliaciones sin necesidad de una inversión extra, son soluciones idóneas para reducir el espacio necesario, así como la necesidad de intervención humana (y, por tanto, también su exposición a las bajas temperaturas), y mejorar la eficiencia energética. Ello, a su vez, repercute en menores costes. Algunas de las configuraciones posibles del almacén son:

  • Estanterías móviles para palés: sistema compacto que, sin embargo, ofrece acceso directo a toda la mercancía mediante la apertura automática de cada pasillo.
  • Almacén automático de cajas: ideal para productos pequeños, un miniload recoge la mercancía y la coloca en la ubicación indicada por el software de gestión de almacén.
  • Shuttle semiautomático: sistema automático y compacto que optimiza el espacio disponible gracias a la intervención del carro que se desplaza por el interior de los canales en función de la mercancía que haya que preparar.
  • Transelevador automático de palés: la máquina almacena la mercancía o la recoge para su envío desde el interior del pasillo de almacenaje, lo que acelera considerablemente los procesos en comparación con los sistemas manuales.

Si te ha gustado, comparte este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin