emisiones_Carbo

La Comisión Europea limita por primera vez las emisiones de CO2 en camiones

La movilidad por carretera es un ámbito es constante cambio. La introducción de los vehículos eléctricos y la conducción asistida son algunos de los avances más sonados en el sector. Sin embargo, hay un tema que hace saltar las alarmas constantemente: el compromiso con el medio ambiente.
Desde sus inicios, el grupo Carbó Collbatallé se ha mantenido comprometido con el ambiente natural adaptando sus vehículos a la última tecnología del mercado con el fin de provocar un menor impacto en el mundo exterior. Además de invertir en su flota de vehículos, la empresa también adapta sus instalaciones con un sistema de alumbrado led, libre de elementos tóxicos y caracterizado por la eficiencia energética.
Sin embargo, las emisiones derivadas del transporte de carretera son el principal problema ambiental del sector del transporte. Por ese motivo, la Comisión Europea ha completado su plan de movilidad segura, limpia y conectada que busca modernizar el sistema europeo de transportes con el fin de que todos los europeos puedan tener un tráfico más seguro, vehículos menos contaminantes y soluciones tecnológicas más avanzadas. Entre sus medidas, se encuentra contribuir a la seguridad de las carreteras y dotar a los nuevos modelos de vehículos con funciones de seguridad avanzadas. En este sentido, la Comisión está ayudando a los Estados miembros a identificar los tramos peligrosos de carreteras y a orientar mejor las inversiones.
Otra de las medidas del nuevo plan es la introducción de las primeras normas de la historia sobre emisiones de CO2 aplicables a los vehículos pesados con el objetivo de reducir las emisiones. En 2025 las emisiones medias de CO2 de los camiones nuevos tendrán que ser un 15% más bajas que en 2019. Para poder conseguirlo, la Comisión Europea invertirá en un diseño más aerodinámico de los camiones y un mejor etiquetado de los neumáticos. Además, la Comisión presenta un plan de acción integral de las baterías que permitirá unos sistemas más competitivos y sostenibles. Para 2030 se propone un objetivo de reducción de un 30% con respecto a 2019. Este cambio, además, permitirá reducir el consumo de combustible en un ahorro de 25.000€ en cinco años.
Además, la Comisión también propone una estrategia cuyo objetivo es convertir a Europa en el líder mundial de los sistemas de movilidad conectada y automatizada que se traduciría en un transporte más seguro, más limpio, más asequible y más accesible para todo tipo de personas. Por último, la CE pretende crear un entorno digital en el sector del transporte de mercancías que permitirá un intercambio de información digital más sencillo para operaciones logísticas.

Si te ha gustado, comparte este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin