Collbatalle_119

La evolución de la cadena del frío en 2021

El concepto cadena del frío ha sobrepasado el ámbito sectorial para convertirse en un asunto de relevancia mundial. La compleja conservación y transporte de las vacunas contra la Covid-19 ha puesto de manifiesto la importancia de que todos los procesos que intervienen en la cadena de suministro se lleven a cabo con la mayor meticulosidad para evitar el deterioro de las mercancías perecederas.

El mantenimiento de la temperatura adecuada es fundamental tanto en el transporte de las vacunas como en el de los alimentos que requieren refrigeración, y la atención que la sociedad ha concentrado en la cadena del frío, sin duda, tiene una influencia significativa en cómo la industria agroalimentaria está centrando sus esfuerzos en garantizar el funcionamiento óptimo del sistema.

La situación de pandemia obliga a extremar las medidas de seguridad alimentaria, y la principal de ellas en el caso de los alimentos refrigerados es el mantenimiento de la cadena del frío desde su producción hasta que llega a manos del consumidor. Como sector económico esencial, todos los agentes implicados han de actuar de acuerdo a la gran responsabilidad que conlleva.

Por eso, la prioridad para 2021 es aplicar las mejoras necesarias para aportar la máxima tranquilidad a los consumidores y lograr la mayor eficacia posible, que evite, por ejemplo, el desperdicio de alimentos. Ese camino de mejora pasa necesariamente por el aprovechamiento de la tecnología.

Tecnología al servicio de la calidad

Las herramientas de trazabilidad permiten monitorizar cada unidad logística en tiempo real y almacenar los datos para su tratamiento posterior. De esta manera, obtenemos un mapa detallado de todo el trayecto y sabemos en qué puntos hay que actuar para evitar riesgos de rotura de la cadena del frío. La tecnología permite avanzarnos, mediante el análisis de datos, y actuar antes de la aparición de problemas.

Como en todos los sectores industriales, el del transporte de alimentos a temperatura controlada también va a continuar su transformación hacia una actividad más sostenible. Las áreas de mejora incluyen: los sistemas de envasado, para conseguir embalajes más respetuosos con el medioambiente y eficientes en la protección de su contenido; la eficiencia energética de los sistemas de refrigeración y de los vehículos de transporte; y la reducción de las emisiones contaminantes.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es la transformación de los hábitos de consumo. El comercio online ha aumentado la cuota de mercado de manera espectacular, y ello ha obligado a muchas empresas del sector a diversificar sus servicios, teniendo en cuenta las diferencias en cuanto a las necesidades que implica cada modelo. Esta tendencia se va a mantener durante 2021.

Con 45 años de experiencia, en el Grupo Carbó Collbatallé ofrecemos un servicio logístico 360º, que combina un conocimiento profundo de la industria alimentaria con la innovación continua para responder con la máxima calidad a las necesidades de nuestros clientes.

Si te ha gustado, comparte este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin