Collbatalle_137

La importancia de la trazabilidad en la cadena de suministro

En la cadena de suministro actual, la trazabilidad de la mercancía resulta imprescindible. Debemos saber en todo momento dónde se encuentra cada envío, para asegurarnos de que cumplimos con los compromisos y las necesidades de nuestros clientes.

El volumen de movimientos y la complejidad logística que supone controlar un artículo desde que sale de la línea de producción hasta que llega a manos del consumidor requiere un seguimiento a tiempo real, y para ello hay que recurrir a sistemas de trazabilidad digitales. La tecnología de comunicaciones existente y las herramientas de software permiten llevar un control personalizado de cada unidad logística.

La trazabilidad es la tecnología que comprende las herramientas necesarias para registrar y llevar a cabo el seguimiento de la mercancía durante todas las fases de la cadena de suministro. Nos facilita conocer su localización geográfica, pero también el estado en el que se encuentra.

Para las empresas que se encargan de la gestión integral del proceso, como es el caso del Grupo Carbó Collbatallé, disponer de un sistema de trazabilidad lo más eficiente posible es fundamental. La coordinación entre las unidades de transporte y las plataformas logísticas de recepción, almacenaje y envío debe funcionar en todo momento, y gracias a la tecnología lo podemos hacer de una forma eficaz y eficiente. Si se produce cualquier incidencia, estamos informados al instante, de manera que podemos buscar una solución inmediata.

¿Qué tipos de trazabilidad existen?

Existen cuatro tipos de trazabilidad, según el origen (interna o externa) y según el sentido (hacia adelante o hacia atrás).

  • Trazabilidad interna: monitoriza el recorrido de la mercancía por los procesos internos de la empresa, todos los que se lleven a cabo en las plataformas logísticas, por ejemplo.
  • Trazabilidad externa: tiene en cuenta todos los datos registrados durante la monitorización interna, y añade los que se producen en el resto de la cadena de suministro; un cambio en la temperatura que pone en riesgo la cadena del frío, o la rotura del embalaje, por ejemplo.
  • Trazabilidad hacia adelante: se da en la mercancía preparada para entregar al cliente.
  • Trazabilidad hacia atrás: tiene que ver con la recepción de la mercancía. Si la trazabilidad es correcta, permite hacer el seguimiento del recorrido inverso de los productos, hasta su origen.

La trazabilidad mejora la productividad de las empresas, aporta confianza a los consumidores y es imprescindible para cumplir con las normativas sobre seguridad alimentaria.

En Carbó Collbatallé disponemos de la mejor tecnología de seguimiento de las mercancías. Nos adecuamos a los códigos de nuestros clientes o creamos etiquetas personalizadas para integrarlas en nuestro sistema de radiofrecuencia.

Además, llevamos a cabo tareas de picking, hacemos el seguimiento de stocks, artículos, lotes, movimientos y entregas, generamos albaranes personalizados y realizamos el control documental de entregas.

Si te ha gustado, comparte este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin