transporte-de-alimentos-a-temperatura-controlada

El transporte de alimentos a temperatura controlada

Cada producto alimentario de temperatura controlada necesita unas condiciones específicas en su transporte. En este, el objetivo de la empresa de transportes es mantener la temperatura del producto, no ‘enfriar’. De esta manera, se aseguran las condiciones del servicio desde que se recoge el producto hasta que llega a su destino. Además de preservar las características del servicio, se debe tener en cuenta la compatibilidad entre los productos, ya que cada uno tiene una temperatura de conservación diferente.
De acuerdo con la legislación, para asegurar el correcto transporte de alimentos manteniendo intactas todas sus propiedades, los alimentos perecederos frescos se deben mantiener a una temperatura de 0ºC a 7ºC y los productos congelados o ultracongelados a temperaturas de entre -12ºC y -18ºC. En el transporte de alimentos a temperatura controladas se deben mantener temperaturas inferiores a -4ºC. El motivo es que la mayoría de microorganismos patógenos no pueden multiplicarse a temperaturas de 4ºC o menores. Por ese motivo, las normativas establecen las temperaturas para el transporte y conservación adecuadas de alimentos y mantienen, como máximo, la temperatura de -4ºC. Al preservar la temperatura, o una inferior, se evita el crecimiento de patógenos.
Sin embargo, todos los productos no necesitan la misma temperatura para mantenerse. El producto que transporta el Grupo Carbó Collbatallé con más periodicidad es el congelado de larga caducidad como carne, pescado o bollería, que necesita una temperatura de -18ºC.Esta temperatura la comparten otros productos como las masas congeladas, los precocinados y los productos ultracongelados. Existen otros alimentos, como las cremas heladas que se conservan a una temperatura de -22ºC. La carne refrigerada y las frutas y verduras frescas lo hacen a +3ºC.
A la hora de transportar varios productos de temperaturas diferentes, Carbó Collbatallé utiliza vehículos multitemperatura que le permite transportar tanto alimento congelado como refrigerado. Para poder enviar productos de diferentes temperaturas en un mismo camión, el grupo utiliza un separador en medio de las dos cargas para aislarlas térmicamente que se ajusta al máximo a la mercancía para evitar holguras. De esta manera, consigue mantener una temperatura concreta que se adapta a las necesidades del alimento en concreto.
En todo el proceso no hay que olvidar tampoco respetar al máximo la cadena de frío, que garantizará que las propiedades de todos los alimentos no se vean alteradas.

Si te ha gustado, comparte este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin